¡Señoras y señores bienvenidos a bordo!

 

La tripulación del “CAP au SUD” le encanta recibirles a bordo de este crucero al descubrimiento del Canal de Midi, que nos llevará sobre los rastros de uno del más famoso biterrois : Pierre Paul Riquet.

 

 

- Pequeñas historias del Canal

- Pierre-Paul Riquet

- Puerto de Colombiers

- Túnel de Malpas

- Las Esclusas de Fonseranes

- El puente canal

- La pendiente de agua


 

 

 

 

 

 

 

 

Pequeñas historias del Canal:

 

Acabamos de ingresar al gran «bief», que nos ofrece 54 km de navegación hasta la esclusa de Argens que tiene una altitud constante de 31,5 metros. Les indico que un «bief» es la parte navegable de un canal entre dos esclusas, teniendo la particularidad de estar completamente nivelado en toda su longitud.

 

Pueden ver las proezas técnicas de los niveladores del siglo XVII para obtener tal precisión sobre una distancia tan larga. Por otro lado, el «bief» el más pequeño está en la entrada de Carcasona y mide solo 105 metros.

 

El canal de Midi, que originalmente se llamó «El Canal Real», tomó su nombre actual solo en el momento de la revolución, porque los revolucionarios ya no querían este título que recuerda la monarquía.

 

Uno de los principales problemas del canal es su abastecimiento en agua. Para solucionar este problema, Riquet se plantea servirse de los arroyos cercanos y de las aguas de la Montaña Negra que dan el aporte principal de agua.

 

Finalmente, en 1660, Riquet encuentra la solución al problema. Decide abastecer el canal en la parte alta con las aguas de la Montaña Negra (reuniendo muchos ríos diferentes) y crear un dique de reparto de aguas en Naurouze, el punto el más alto del canal, a 192 metros sobre el nivel del mar. Con objetivo almacenar el agua que llega, Riquet emprende la construcción de un gran embalse de recuperación: St Ferreol.

 

Gracias a este sistema, las dos vertientes del canal (una hacia al Mediterráneo y la otra hacia el océano Atlántico) serán abastecidas de agua de manera natural. Y gracias al embalse de St Ferreol, había la cantidad de agua necesaria para abastecer los 240 km del canal, de Toulouse hasta la laguna de Thau.

 

Notarán que mencionó la laguna de Thau como el extremo oriental del canal y no la cuidad de Sète como dicen algunos. Ciertamente, los barcos que navegan en el canal pueden terminar su viaje a Sète después de cruzar el estanque de Thau, pero el canal construido por Riquet termina en la punta de «Los Onglous», en la cuidad de Marseillan. Esto salvó el movimiento de tierras utilizando los 30 km de la laguna de Thau para completar el viaje.

 

La construcción del Canal de Midi requirió 12 000 obreros durante un período de catorce años. Para asegurar la lealtad de su personal, principalmente trabajadores agrícolas, Riquet llegó a pagarles cinco veces más que para el trabajo de campo. También organizó fórmulas contractuales donde pagarían por días no trabajados en caso de mal tiempo, lesiónes o enfermedades del empleado.

 

******

 

No podemos hablar del Canal de Midi, sin mencionar La Barca de Posta, que no transportaba el correo (o muy poco) pero era la forma más rápida y cómoda de viajar entre Toulouse y Béziers. Desde el inicio de la navegación, se tardó sólo cuatro días en conectar las dos ciudades de forma segura, contra más de una semana de diligencia en las carreteras peligrosas.

 

Y aunque la enfermedad del cancro coloreado, importada accidentalmente de los Estados-Unidos durante la segunda guerra mundial, a través de las cajas de munición, diezmó una gran parte de estos venerables, una campaña de replantación a gran escala permite esperar un futuro más sereno. Esperamos seguir apreciando el Canal du Midi como lo conocía el señor Riquet.

 

 

Otro símbolo del Canal du Midi es la majestuosa bóveda de sus centenarios plátanos, que juegan un papel vital en el ecosistema local. De hecho, sus grandes cornamentas y grandes hojas hacen posible minimizar la evaporación del agua durante el verano y también sostienen a los bancos con sus numerosas raíces.

 




 

 

 

Pierre Paul Riquet

 

 

 

 

Pero, ¿Quién era Pierre Paul Riquet?...

 

Fue el constructor de la segunda gran obra de construcción del siglo XVII, con el Castillo de Versailles, bajo el reinado de Luis XIV

 

Nacido en Béziers, probablemente en 1609, creció en una familia burguesa de clase media con un padre notario.

 

Se casó en 1637 con Catalina de Milhaud que le dió siete hijos, dos de los cuales morirán con una edad temprana.

 

Jean-Mathias, el mayor, le sucederá después de su muerte, reanudando su trabajo.

 

Gracias a las relaciones de su padre, Pierre Paul Riquet fue contratado como empleado de gabelas, la «Gabelle » es el impuesto real sobre el comercio de sal.

 

De 1634 a 1648 ocupa la posición de receptor de las gabelas de la ciudad de Mirepoix y comienza a interesarse al debate sobre la creación de un canal que pueda cruzar el Languedoc.

 

En 1648, tomó el cargo de agricultor general de las gabelas del Languedoc, lo que le permitió comprar el Castillo de Bonrepos, junto a Toulouse, en cuyo parque construirá el modelo del canal que le servirá para todos sus estudios técnicos.

 

El 15 de noviembre de 1662, escribió a Colbert para transmitir su proyecto al Rey, quién firmará el edicto de construcción del canal de Midi el 7 de octubre de 1666 después de numerosos controles del proyecto por los ingenieros reales.

 

El canal se erigirá en feudos y atribuidos a Riquet que se convirtió en propietario y Barón de Bonrepos-Riquet. Va a recuperar así un título de nobleza perdido por su padre en Italia.

 

Por lo tanto, a la edad de 57 años se embarcó con pasión y determinación en la aventura. Hay que recordar que en el siglo XVII, la expectativa de vida era apenas de más de 45 años.

 

Murió en Toulouse el 1 de octubre de 1680 de una enfermedad probablemente contratada como resultado de una caída de caballo.

 



 Puerto de Colombiers :

 

Llegamos a Colombiers cuyo puerto fluvial fue cavado y construido entre 1987 y 1997 para acoger los turistas que navegan por el canal. Encontramos allí numerosos comercios y restaurantes con terrazas.

 

Junto a los muelles, la antigua bodega del castillo tiene una estructura aparente que representa un casco de barco devuelto. Esta bódega nos recuerda la gran importancia de la actividad vitícola de la región durante siglos. El edificio ahora alberga la oficina de turismo y una zona de exposición.

 

Este puerto, puede acomodar barcos de catorze metros de largo y 1,30 m de calado máximo.

 



 Túnel de Malpas:

 

Ahora llegamos a una de las obras más emblemáticas y misteriosas del Canal de Midi: el túnel de Malpas.

 

Lo que significa "mal pasaje" en occitano y que debe su nombre a la mala reputación de los lugares.  De hecho, al medievo, muchos bandidos regularmente se habían aprovechado de los burgueses y comerciantes que usaban la "Via Domitia" cerca. Este antiguo camino romano conectaba Roma con España y seguía siendo un importante camino de comunicación entre Narbonne y Béziers.

El túnel, fue el último sitio importante liderado por Riquet, pero también el primer túnel fluvial excavado por el hombre. El trabajo comenzó en noviembre 1679 en un movimiento atrevido por el señor Riquet. Aprendiendo que Colbert estaba intentando convencer al Rey para detener el pago de la obra, decidió acelerar el sitio de construcción para terminar de cavar el último kilómetro restante. Eso permitió que el agua fluya de un extremo a otro del canal.

Pero entre las dos secciones ya hechas, la colina de Enserune en la ciudad de Nissan era un problema que pedía tiempo. Tiempo que el Señor Riquet ya no poseía, sobre todo desde que el emisario del Rey acababa de dejar París en gran pompa, con carruaje y sirvientes, en dirección a Toulouse para dar al Sr. Riquet, la orden real de parar las obras.

El señor Riquet luego saltó sobre su caballo (mucho más rápido que un carruaje) y por el canal a Nissan, requisado a todos los trabajadores disponibles para probar lo imposible:
perforar esta colina para terminar su trabajo!..

Dijeron al emisario del Rey llegando a Toulouse para entregar su correo, que el señor Riquet había estado ausente por una semana. Estaba ya en su casa de Castelnaudary. Agotado por su viaje, el emisario pasó la noche en Toulouse siguiendo los pasos de Riquet.
Cuando llegó a Castelnaudary, se enteró que Riquet ya estaba en Carcasona desde diez días.

Cuando finalmente se unió a Riquet para entregar la carta del rey, Riquet le dijo:
"Oh, qué lástima que mi Señor llega tan tarde, después de un largo viaje.
Pero el canal acaba de terminar y será una lástima abandonarlo ahora ».
De hecho, el Sr. Riquet y sus trabajadores acababan perforar una galería del tamaño de un hombre, en sólo una semana, permitiendo que el agua fluya.
La obra terminó en el verano de 1680, aunque se requería trabajo de refuerzo liderado por Vauban después de la muerte de Riquet.

Con una longitud de 173 metros para una anchura de seis metros, y una altura de 8,50 metros, tiene treinta arcos que soportan una bóveda continua sobre toda su longitud. En su interior, un estrecho sendero peatonal permitió pasar a un hombre que sustituyó a los caballos para continuar la tracción del barco. Más tarde, se instaló un sistema de cabrestante manual, cuyos restos todavía se pueden ver en las entradas del túnel junto a la pequeña carretera.

 En la bóveda, lado ascendente, también podemos ver una pequeña apertura. Les comentaré el origen de este apertura cuando regresemos.

 

 

Túnel de Malpas (bajando)

Descubrimos la historia del túnel de Malpas. Ahora me gustaría hablar con ustedes sobre la pequeña cueva bajo la bóveda, justo por encima del canal, donde vivía un ermitaño llamado ARTHUS.

 

 

 

Arthus fue uno de los numerosos trabajadores anónimos requeridos para construir el canal. Él había trabajado duro durante esos quince años para ofrecer una vida mejor a su esposa y hijos.

 

 

 

Pero cuando se fue a casa, cuando el astillero terminó, descubrió que su esposa ya lo había reemplazado y que sus hijos lo habían olvidado.

 

Infeliz y triste, entonces elige vivir como un ermitaño, en un lugar que era familiar y así decidió instalarse dentro del túnel, justo por encima del canal, que estaba tan orgulloso de haber participado.

 

 

 

Vivió gracias a la generosidad de los marineros, que con mucho gusto le dejaban comida para preservarse de la mala reputación del lugar, que nuestro ermitaño mantuvo, maldiciendo a todos los aturdidos que olvidieran llenar su cesta.

 

 

 

La leyenda dice que un día, un marinero, que negó la tradición, fue bloqueado durante tres días en el túnel. Sin explicación, bloqueó toda la navegación y participó a su mala reputación.

 

Otro marinero que se burló de la superstición, se quedó viudo en los siete días.

 

Tambien este joven marinero, que con mucho gusto sacrificó su ración del día, se casó con una hermosa heredera, con quien vivió muy feliz.

 

 

 

ARTHUS, probablemente murió en el túnel, pero sin que nadie encuentre su cuerpo.

 

Pero los dueños de los barcos siguierón preguntando a su grumete, antes de cada pasaje, que preparen una canasta y que llamen tres veces al viejo ermitaño, para que pudiera recuperar el presente:

 

 

 

¡Artus! ¡Arthus! ¡Arthus!...

 

 

 

Y al regresar si la canasta permanecía llena, era toda la tripulación la que la compartía por la noche, en una alegre fiesta. Si la tradición se pierde poco a poco, es todavía hoy en día viajeros que afirman haber visto un rayo brillando en el fondo de la cueva.

 

 

 

El túnel de Malpas también tiene otra particularidad, ya que puede considerarse como el antepasado del correo postal.

 

Los marineros sacaban provecho de su pasaje para cambiar algunas correspondencias en la discreción de la penumbra deslizando letras en los hoyos de la bóveda. Estos mensajeros no siempre eran de naturaleza profesional, entre los marineros jóvenes y mujeres bonitas.

 

 

 

 




 

 Las Esclusas de Fonseranes:

 

Llegamos a la impresionante escalera de esclusas de Fonseranes que nos permitirá subir 21,5 metros en una distancia de 312 metros.

Desde el inicio de la construcción en 1678, Riquet llamó el lugar « Escalera de Neptuno ». Originalmente, la estructura tenía ocho cuencas, nueve puertas y permitía a los barcos regresar al nivel del río Orb, que había que cruzar un poco más abajo para unirse al Canal, al otro lado del río.
Pero desde la construcción del puente canal, se dejó de utilizar la última cuenca abajo, y se modificó la segunda para que los barcos puedan llegar a este famoso puente.
Por eso ahora tenemos seis cuencas y siete puertas.


Cada cuenca se compone de un suelo en hormigón y de dos muros curvos componiendo los lados verticales. El conjunto está cerrado por cuatro puertas, las puertas corriente abajo y las puertas corriente arriba. En cada puerta hay dos pequeñas trampas, llamadas « vantelles » que permiten que el agua pase de la cuenca superior a la cuenca inferior, mientras que se controla el flujo.

 

Para subir un barco:

  • Abrimos las puertas corriente abajo, el barco entra en la esclusa ;
  • Cerramos las puertas de abajo detrás de él, (así como las trampas de estás) ;
  • Las trampas de las puertas de corriente arriba se abren para llenar la cuenca, el nivel del agua sube y se equilibre con el nivel de la cuenca superior ;
  • Luego abrimos las puertas de corriente arriba que se convertirán en las puertas de corriente abajo de la cuenca superior ;
  • El barco entra en la segunda cuenca y empezamos la operación hasta arriba.

El proceso es el mismo para bajar un barco excepto que las maniobras se realizan en orden inverso.

Para los entusiastas de la arquitectura (y otros también) me gustaría aclarar que la forma redondeada de las esclusas no se debe a una elección estética por parte del señor Riquet, sino a una limitación técnica. Las primeras paredes construidas eran rectas pero no resistieron a la presión de la tierra cuando la cuenca de su agua fue drenada. Esto creó un desequilibrio de fuerzas que eventualmente se derrumbó en la cuenca.


El señor Riquet, por lo tanto, tuvo la idea de inspirarse en el principio de las bóvedas de las catedrales para consolidar la obra. Incluso si, eso complicará la tarea de los albañiles. Más tarde, las técnicas de construcción conocen una evolución a través del hormigón y el acero. Asi que pudimos construir paredes rectas más rápidamente, más fuertes, más grandes ¡pero no necesariamente más bonitas!

Se puede ver los edificios tradicionales que fueran preservados y valorizados por las obras de restauración realizadas en el 2017.

A medio camino, en la margen derecha (a la derecha subiendo, a la izquierda bajando) se encuentra la casa donde vivían los escluseros y su familia y que aún alberga el personal de las Vías Navegables de Francia que mantienen y maniobran las esclusas.

En la parte superior del sitio, en la margen izquierda (a la izquierda bajando, a la derecha subiendo) se puede ver los edificios que albergaban los establos para los caballos que tiraban los barcos y una posada para recibir a los pasajeros de la Barca de Posta. Ahora son utilizados por la oficina de turismo y las empresas del canal.



 

 El puente canal:

 

Vamos ahora a atravesar el puente canal de Béziers, que permite al canal de Midi cruzar el río Orb, sin que los barcos tradicionales a fondo planos tuvieran que pedir prestado al curso aleatorio y peligroso del río.

 

Este monumento fue realizado entre 1854 y 1857 por el ingeniero Urbain Magues, que se esforzó en aliar solidez y estetismo para respetar el espíritu del señor Riquet, y esto a pesar de muchas limitaciones técnicas.

 

El puente es soportado por siete arcos, su longitud está de 240 metros, 28 metros de anchura y doce metros de altura.

 

Está constituido por un canal central, dónde pueden circular los barcos de una anchura de máxima de 5,35 metros, y encuadrado por dos galerías técnicas, que circulen bajo de los caminos de acarreo laterales revestidos de adoquines. Esto les permite a los equipos técnicos a controlar la impermeabilidad de la vía de agua y el estado general de toda la estructura.

 

Estas dos galerías tienen la ventaja de aumentar la solidez del conjunto sin pesarlo.

 

Pero si el puente ahorra permite evitar las corrientes y inundaciones del río, la madre naturaleza no se olvida de recordarnos a veces que el viento lateral del mar puede hacer que la navegación sea un poco engañosa en este pasaje. Muchos marineros (incluso los más experimentados) chocarón su casco bruscamente contra los bancos.

 

************************************************

 

La ciudad de Béziers y su catedral

 

Ustedes pueden disfrutar de la histórica ciudad de Béziers, quién llevó el nombre de “Biterre” durante la presencia romana (de ahí el nombre actual de los habitantes, los biterrois).

Béziers es una ciudad de tradiciones festivas y corridas de toros, con su arena romana, y también sus antiguas fiestas que se llamaron «Caritas » (fiesta de la caridad). Durante estas fiestas, un carro en forma de galera cruzó las calles, desde donde se distribuyeron pan bendito y dulces durante un desfile muy alegre.
Pero el clero no apreció estos excesos, canceló el evento en 1662 y ordenó quemar la galera el año siguiente para evitar la reanudación de la fiesta. Fue solo en el año 2000 que la galera Caritas fue reconstruida por los estudiantes de la escuela segundaria Mermoz para perpetuar la tradición que se celebra el día de la Ascensión.

Dominando la ciudad, la catedral St Nazaire está dedicada al santo patrón de la ciudad.
Fue construida en el sitio de un antiguo templo romano y reconstruida en medio del siglo XIII, después del ataque mortal del 22 de Julio 1209, durante la cruzada contra los albigenses y el saqueo de la ciudad.
En el interior, hay un claustro inacabado y un órgano majestuoso. Su campanario es una torre cuadrada de 48 metros de altura que alberga la segunda campana más grande de la región después de la de Montpellier. Esta campana de cuatro toneladas llamada Marie fue fundida por François Granier en 1939. Y para los amantes de la música, sepan que ella le da la nota de la sostenido.




 

La pendiente de agua

 

Pero : ¿Qué es este gran estructura azul en la parte superior de las esclusas?

 

No puede pasar desapercida. Es la pendiente del agua de Fonseranes, llamado también el elevador de barcos.

 

Una de las dos únicas rampas de agua en Francia y la más reciente completada en 1983.

 

Desafortunadamente abandonada por causa de la disminución de la carga comercial en el Canal du Midi durante los años 1980.

 

Esta rampa de agua estaba destinada a permitir un paso más rápido a barcazas de carga de hasta 38 metros de largo, evitando el paso a través de esclusas tradicionales, limitadas a treinta metros.

 

Su sistema se basa en el principio de un plano inclinado, que conecta los dos alcances, cerrado por las puertas tradicionales en la parte superior. Un escudo móvil utiliza como puerta descendente movido a lo largo de las paredes gracias a dos motores grandes.

 

Una masa de agua tal como una jeringa enorme sería movida, permitiendo que el barco continúe flotando.